E-commerce 3.0: Relación con el cliente

Febrero 2015

Ya está, todos hemos interiorizado que Internet es parte de nuestras vidas; podemos decir que se ha convertido en uno de nuestros estándares y es extraño encontrarse con empresas de cualquier tamaño que no tengan presencia en internet. Esto hace que como empresario o profesional debamos pararnos un segundo y analizar el escenario en el que nos encontramos.

 

¿Tengo una plataforma útil para mis clientes? ¿me compran tanto los clientes habituales como los virtuales? ¿informo de todas las condiciones y derechos de la transacción? 

 

Estamos saliendo del mundo 2.0, el del acceso a la red de las masas, donde el cliente aceptaba cosas extrañas o quizá un tanto abusivas por el hecho de que le compensaba el “precio virtual” del bien o servicio adquirido. O simplemente no sabía desenvolverse en la red y desconocía las herramientas para encontrar y comparar otros competidores. Al encontrarnos en un escenario donde vender y comprar en internet es un estándar social, hay que buscar la excelencia y la originalidad, explorar nuevas vías de negocio y captación de clientes pero siempre priorizando a los que ya tenemos. No ver físicamente a tu cliente no significa que no exista, siempre podremos establecer vínculos de empatía parecidos a los que tenían nuestros padres con el kioskero que le vendía los tebeos.

Asistimos hoy a la especialización minuciosa máxima en la red, un proceso transversal en el que la empresa se ha dado cuenta de que cuando el cliente potencial es toda la población mundial no quiere decir que todos ellos te comprarán, si no que tienes que apostar por tu cliente ideal y sus gustos - segmentación de mercado-. No importa cuántas revoluciones lleguen ni a cuantas diferentes plataformas o maneras que existan de comprar o vender, lo importante sigue siendo el producto o servicio, el precio y el trato al cliente.

En el proceso actual (#3.0 para los que quieren poner nombres a todo), los que van en cabeza son los que saben que internet es el medio, la manera de encontrarse cliente y empresa, no el fin. TF Assessors se ha especializado en analizar y asesorar los procesos necesarios para que el cliente que entre en la plataforma pueda sentirse atendido, realizado e informado del mismo modo que en un proceso de compraventa presencial se tratara.

 

Alberto González

TF Assessors